Francisco del Vayo y Monzón

(Resumen. Extraído del libro La "Historia de Xerica" de Francisco del Vayo. Edición y estudio. Rosa Gómez Casañ, ‎Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Segorbe - 1986)

Francisco del Vayo, nació en Jérica, en 1518, según Pérez Martín, aunque no se ha podido confirmar este dato, ya que no se conserva registro de bautismos ni lápida funeraria. Era hijo de Catalina Monzón y Pero del Vayo y su familia se hallaba asentada desde antiguo en la villa de Jérica. De hecho, tanto en Jérica como en Segorbe encontramos documentado desde el siglo XIV su apellido. Pedro del Vayo era cardador de lana y mercader y fue jurado de la villa de Jérica en 1519.
Se desconoce donde cursó sus estudios eclesiásticos Francisco del Yayo, dado que no pudo realizarlos en Segorbe, ya que el seminario no fue fundado hasta 1765.
Durante los años 1539, 1540 y 1541 Francisco del Vayo ejerció como notario en el Reino de Valencia.
En 1540 la corte del oficialado de Segorbe otorgó una sentencia en favor de Domingo Monzón y Francisco del Vayo, adjudicándoles, respectivamente, el patronazgo y beneficio de la capilla de San Miguel Arcángel de la iglesia de Jérica.
También se desonoce cuando fue ordenado sacerdote mosén Vayo, pero debió ser después de 1543, ya que en 1541 cuando recibió la colación era solamente "clerico simpliciter tonsurato" y todavía no había ascendido al presbiterado en la visita pastoral que realizó el obispo Gaspar Jofre Borja a la Parroquia de Jérica el 31 de mayo de 1543, ostentando entonces el beneficio de San Miguel.
Con motivo del dominio de Fernando de Aragón, duque de Calabria, sobre Jérica, Francisco del Vayo, para no someterse a las humillaciones que sufrieron los jericanos por parte del dicho duque, abandonó Jérica en 1547 y se fue a vivir a Segorbe, donde "fue recibido por el obispo (Gaspar Jofre) Borja, como familiar en su palacio", siendo capellán del mismo y acompañándolo en sus viajes a la corte de Barcelona, aunque Ferrer Julve y Pérez Martín opinan que es más probable que viviese en Valencia, donde residía dicho obispo.
En 1549 el obispo Pascual Jofre Borja proveyó a Francisco del Vayo en una ración en la iglesia parroquial de Jérica, que había quedado vacante por muerte del racionero mosén Francisco Vilar.
Cuando en 1550 murió el duque de Calabria, los justicia y jurados de Jérica aprovecharon esta coyuntura para presentar ante Carlos I la súplica de incorporación al patrimonio real nombrando para ello tres síndicos, que debían presentarse ante el Emperador que se hallaba en Alemania: Jaime de Villalba, Francisco de Aranda y el presbítero Francisco del Vayo. Este último se hallaba en Barcelona acompañando al obispo Pascual Jofre Borja cuando le fue comunicada la misión que le había encomendado la villa.
A finales de octubre o primeros de noviembre de 1550, Francisco del Vayo emprendió viaje hacia Hamburgo adonde llegó el 9 de diciembre. El 13 del mismo mes presentó la súplica y la documentación a Carlos I, y finalmente, el 1 de enero del año siguiente, los síndicos de Jérica se entrevistaron con el Emperador.
Francisco del Vayo permaneció en Hamburgo hasta que se cercioró que la instancia y documentos acreditativos, con el decreto imperial, habían sido remitidos al príncipe Felipe, emprendiendo viaje de regreso el 29 de mayo por Trento, Génova, Barcelona, y desembarcando en Valencia, llegó a Jérica en agosto de 1551.
El 29 de octubre del mismo año (1551) acudió a la corte para llevar a cabo el cometido que se le había encomendado y, ante las gestiones que realizaba el síndico del monasterio de San Miguel de los Reyes, presentó numerosas súplicas.
A partir de ese momento y hasta 1556, y por encargo de la villa, Vayo viajará allí donde se encuentre el rey para velar por los intereses de los jericanos.
A partir de 1559 volverá a defender a la villa ante el rey en los numerosos pleitos que esta tenía pendiente.
Finalmente, el 18 de noviembre de 1564 el Sacro Supremo Regio Consejo de Aragón dictó sentencia sobe el pleito declarando que Jérica y los lugares de Pina de Montalgrao y Las Barracas eran patrimonio real hallándose presente Francisco del Vayo.
Igualmente lo hallamos presente el 1 de marzo de 1565 en Madrid en el acto de renuncia a los fueros de Aragón por parte de la villa de Jérica. Sin embargo no figura entre los vecinos que prestaron homenaje al rey el 8 de julio de 1565 ante micer Juan de Aguirre.
El 9 de marzo de 1567 interviene en la concordia celebrada entre la villa de Jérica, la de Caudiel y el lugar de Benafer sobre las aguas de la Fuensanta, fuente del Aladín, Socequia y otras cosas.
En 1568 el capítulo del clero de Jérica le encargó que consiguiera una sentencia por la que sólo los jericanos pudieran acceder a la vicaría perpetua y raciones otorgadas a la iglesia de Jérica por bula de Pío 1161.
En el año 1570 se funda en Jérica el convento de la orden de San Agustín sin el necesario permiso de Clero, por lo que se encargó la defensa de su jurisdicción y derechos a Francisco del Vayo.
Su labor literaria se inició el año 1569 con la publicación en la imprenta valenciana de Pedro Huete de la Gramática Linguae Institutiones.
Pero su aportación literaria por la que los jericanos le recordarán siempre será cuando, entre 1573 y 1576, escribe la Historia de la leal, real, coronada villa de Xérica y su antigüedad, entregándola a la villa el 29 de junio de 1576.
Así mismo, escribió un Libro de memorias y hechos propios de mí Francés del Vayo, prevere según consta en el inventario que a su muerte se realizó de sus bienes.
Francisco del Vayo vivía en Jérica en la calle del Horno Pequeño nº 15, aunque se creyó que vivía en la calle que hoy lleva su nombre, en la fachada de la cual el presbítero mandó adosar numerosas lápidas romanas que había encontrado en el término de la villa.
En 1573 Francisco del Vayo sufrió prisión por espacio de tres meses en las cárceles episcopales por una acusación infundada, siendo absuelto de los cargos que se le imputaban el 31 de octubre del mismo año.
En los años 1573, 1577, 1579, 1580 y 1583 Francisco del Vayo fue el encargado de la administración de la parroquia de Jérica.
El 9 de junio del año 1587 Francisco del Vayo hizo su segundo y último testamento, habien¬do otorgado su primer testamento en Valencia el 23 dé abril de 1548 ante el notario Jaime Monzonís.
Francisco del Vayo murió en Jérica el 9 de marzo de 1593.

 

ACTOS PROGRAMADOS CON MOTIVO DE LA CONMEMORACIÓN DEL V CENTENARIO DE SU NACIMIENTO

 ENERO

Título Ubicación Horario
 13 Conferencia a cargo de Rosa Gómez Casañ: "D. Francisco del Vayo, defensor de los derechos de la Villa" Centro Socio Cultural "El Socós" 19:30

FEBRERO

     
3 Conferencia y exposición de cerámica del Perú, a cargo de Manuel Méndez Museo Municipal 18:00
4 Charla - inauguración a cargo de Sofía Martínez Hurtado (Noema Restauradores SL) y David Navarro Gallego de las pinturas murales del Centro Socio Cultural "El Socós" y de la capilla renacentista del "Torreón de la Pelacia" Centro Socio Cultural "El Socós" y Torreón de la Pelacia 11:30
5 Inauguración de la Sede de Etnología dedicada al campo, el vino y el aceite del Museo Municipal Museo Municipal, Sede de Etnología en calle Historiador Vayo 51 13:00

MARZO

     
24 Recital de poesía a cargo de Jam Poética L'Eliana Centro Socio Cultural "El Socós"  19:15
31 Conferencia a cargo de Rosa Gómez Casañ: "El valor historiográfico de “La Historia de Xérica” de Francisco del Vayo: un historiador contemporáneo de la Edad Moderna " Centro Socio Cultural "El Socós"  19:30

MAYO

     
5 Conferencia a cargo de Rosa Gómez Casañ: "La economía y la situación política de Jérica en el siglo XVI y sus antecedentes" Centro Socio Cultural "El Socós"  19:30

 

 

 

 

(1) Horario por confirmar
(2) Evento por confirmar